Buscar Recetas de Cocina

sábado, 19 de febrero de 2011

Brocheta de pescadilla con salsa de yogur y curry


Tiempo: De 20 a 40 min
Dificultad: Baja
Número de comensales: 4
500 grs de pescadilla
1 frasco de zanahoria baby
1 yogur azucarado
1 lata de maíz dulce
15 grs, de curry,
10 grs de sal, aceite de oliva
100 grs de harina, brochetas

Preparamos el pescado en filetes sin espinas, lo cortamos en cuadritos de unos 2 cm aproximadamente,
salamos y pasamos por la harina.
Freímos los filetes en el aceite a temperatura media hasta que se doren. Hacemos pequeñas brochetas
con la pescadilla (máximo 2 unidades) y las ponemos en el plato junto con la guarnición de zanahorias y el
maíz que saltearemos con aceite de oliva. Prepara la salsa para el pescado mezclando el yogur con el curry.
Sírvela individualmente en cada plato.

Torrijas


Tiempo: De 20 a 40 min
Dificultad: Baja
Número de comensales: 4

Pan viejo (1 barra)
1 litro de leche, piel naranja/limón
1 rama canela
100 g de azúcar
harina
huevo
fruta de temporada
aceite de oliva

Infusionar la leche con las pieles de fruta, el azúcar y la canela. Cuando arranque a hervir, apagar el fuego y
dejar que se atempere.
Cortar el pan en rebanadas y bañarlo en la leche tibia. Dejar que el pan absorba la leche y se enfríe del todo
(se puede dejar reposar una hora en el frigorífico). Cuando el pan esté frío, pasarlo por harina y huevo y
freírlo en abundante aceite de oliva. Secar el exceso de aceite y dejar enfriar.
Servir acompañadas de fruta de temporada o de un helado ligero, de vainilla, de canela... Espolvorear con
azúcar lustre y canela molida.

Fideuá de sepia y gambas


Tiempo: De 40 a 60 min
Dificultad: Media
Número de comensales: 4

350 g de fideos gruesos especiales para fideuá
200 g de gambas peladas
200 g de sepia
1 l de caldo de
pescado
2 dientes de ajo
1 cebolla picada
3 cucharadas soperas de tomate frito
1 cucharada sopera de
pimentón dulce
unas hebras de azafrán
aceite de oliva, sal.

En una paellera al fuego echamos el aceite de oliva, añadimos la sepia troceada y la rehogamos junto con el
ajo picado y la cebolla picada.
Incorporamos los fideos, el pimentón y el tomate. Los rehogamos 1 minuto y mojamos con el caldo de
pescado junto con el azafrán.
Dejamos cociendo el caldo hasta que se consuma, 15 minutos aproximadamente, y a la mitad de la cocción
añadimos las gambas peladas.

Ensalada de lentejas con chipirones a la plancha


Tiempo: De 20 a 40 min
Dificultad: Media
Número de comensales: 4

250 g de lentejas cocidas, 1 zanahoria, 1 cebolleta, 1 tallo de apio, 1 ramillete de cebollino, aceite de oliva,
vinagre de Jerez, sal, 500 g de chipirones medianos limpios, 2 dientes de ajo.

Picamos la zanahoria, la cebolleta, el cebollino y el apio en brunoise fina, los mezclamos con las lentejas, el
aceite de oliva, el vinagre y la sal.
En una sartén ponemos un chorro de aceite de oliva, doramos el ajo picado, añadimos los chipirones y los
marcamos por las dos caras.
Colocamos una cama de ensalada y encima los chipirones.

Pollo cocido con verduras


Tiempo: De 40 a 60 min
Dificultad: Media
Número de comensales: 4

1 pollo grande en 8 trozos
4 cebollas o chalotas
2 apios blancos
1 apio verde
4 zanahorias
2 puerros
1 manojo de perejil
1,5 litros de caldo de pollo
1 dl de nata
4 yemas de huevo
zumo de un limón
100 g de mantequilla
sal, pimienta.

Se limpian las endivias, retirando la parte central, más amarga. Se lava el perejil, reparando las hojas del
tallo y atando los tallos con cuerda de cocina. Se limpian las verduras; dos tercios de las mismas se cortan
en juliana y el resto en trozos grandes.
En una olla grande se rehogan las verduras cortadas grandes con 30 g de mantequilla. Las cortadas en
juliana se rehogan con 20 g de mantequilla durante 15 minutos. Una vez listas, se añade el pollo, los tallos
de perejil y el caldo y se deja todo hervir a fuego lento hasta que el pollo esté hecho. Una vez cocido, se
retiran el pollo y el perejil y se reserva el caldo. Las endivias se colocan en una olla ancha de forma que no
queden una sobre otra, se cubren de agua y se añaden 30 g de mantequilla. Se dejan hervir a fuego lento
dándoles la vuelta de vez en cuando. Mientras, se cortan las hojas de perejil y se apartan, y se mezclan las
yemas de huevo con la nata. Una vez batidas, se añaden al caldo de pollo, se remueve y se vuelve a
incorporar la carne, las verduras rehogadas cortadas en trozos grandes y las endivias con su agua. Se deja
cocer a fuego lento unos minutos.
Antes de servir se añade el zumo de limón y las hojas de perejil.

Lomito de sardina con picadillo de tomate a la albahaca




Tiempo: de 20 a 40 min.
Dificultad: Baja
Número de comensales: 4
8 sardinas
3 tomates maduros
½ cebolla pequeña
1 diente de ajo
1 ramillete de albahaca fresca picada,
200 ml de aceite de oliva
una pizca de sal
una pizca de azúcar.
Limpiamos las sardinas de cabeza, escamas y espinas, dejando sólo los lomos. Las introducimos en agua
fría durante 20 minutos para que se desangren, las escurrimos y secamos con la ayuda de un papel
absorbente y reservamos. Pelamos los tomates y los picamos en dados. También troceamos la cebolla
junto con el ajo.
En una cacerola, con un chorro de aceite de oliva, pochamos la cebolla y el ajo durante 5 minutos,
incorporamos el tomate y lo dejamos a fuego lento durante 15 minutos. Al finalizar la cocción añadimos el
azúcar, la sal y la albahaca picada. Marcamos en una sartén, con un chorro de aceite de oliva, los lomos de
sardinas.
Colocamos en el fondo del plato una base de picadillo de tomate y encima los lomos de sardina.
Decoramos con un ramillete de albahaca fresca.

Tartaleta de Frambuesa


Tiempo: 40 a 60 min
Dificultad: Media
Número de comensales: 4
1 paquete de pasta brisa
100 g de azúcar
100 cl de agua
400 g de frambuesas frescas
1 paquete de queso Philadelphia
1/2 cucharada de vainilla en polvo
100 g de azúcar
250 g de nata montada.
Forramos un molde bajo de tarta con la pasta brisa y lo introducimos en el horno previamente precalentado
a 200º C durante 15 minutos aproximadamente. Sacamos del horno y enfriamos. Hacemos un almíbar con el
azúcar y el agua, cociendo al fuego durante 3 minutos aproximadamente, enfriamos, añadimos las
frambuesas y reservamos.
En un bol mezclamos la nata montada, la vainilla, el azúcar, el queso y rellenamos la base de tarta.
Enfriamos en el frigorífico durante 1 hora.
Pasado este tiempo, terminamos con el relleno de frambuesas y enfriamos durante 1 hora.

Brownie con dulce de leche


Tiempo: 10 a 20 minutos
Dificultad: Baja
Número de comensales: 2
2 brownies ya horneados
50 grs. dulce de leche 
1 clara 
1,5 cucharada de azúcar 
Cacao amargo
Trocear el brownie en porciones más pequeñas. Untarle un poco de dulce de leche, ayudado de una
espátula.
Montar la clara a punto de nieve con unas varillas. En cuanto esté blanca añadirle el azúcar y seguir batiendo
hasta que se disuelva bien el azúcar.
Poner este merengue sobre el brownie, haciendo una especie de croqueta con dos cucharas. Espolvorear
con cacao amargo.

miércoles, 16 de febrero de 2011

El Engaño



En los buenos tiempos antiguos, cuando estaba poderoso y boyante el Arzobispado, hubo en Toledo un arzobispo tan austero y penitente que ayunaba muy a menudo y casi siempre comía de vigilia, y más que pescado, semillas y hierbas.
Su cocinero le solía preparar para la colación un modesto potaje de habichuelas y garbanzos, con el que se regalaba y deleitaba aquel venerable y herbívoro siervo de Dios, como si fuera con el plato más suculento, exquisito y costoso. Bien es verdad que el cocinero preparaba con tal habilidad los garbanzos y las habichuelas , que parecían, merced al refinado condimento, manjar de muy superior estimación y deleite.
Ocurrió, por desgracia, que el cocinero tuvo una terrible pendencia con el mayordomo. Y como la cuerda se rompe siempre por lo más delgado, el cocinero salió despedido.
Vino otro a guisar para el señor arzobispo y tuvo que hacer para la colación el consabido potaje. Él se esmeró en el guiso, pero el arzobispo lo halló tan detestable, que mandó despedir al cocinero e hizo que el mayordomo tomase otro.
Ocho o nueve fueron sucesivamente entrando, pero ninguno acertaba a condimentar el potaje y todos tenían que largarse avergonzados, abandonando la cocina arzobispal.
Entró, por último, un cocinero más avisado y prudente y tuvo la buena idea de ir a visitar al primer cocinero y a suplicarle y pedirle, por amor de Dios y de todos los santos del cielo, que le explicara cómo hacia el potaje de que el arzobispo gustaba tanto.
Fue tan generoso el primer cocinero, que le confió con lealtad y laudable franqueza su procedimiento misterioso.
El nuevo cocinero siguió con exactitud las instrucciones de su antecesor, condimentó el potaje e hizo que se lo sirvieran al ascético prelado.
Apenas este lo probó, paladeándolo con delectación amorosa, exclamó entusiasmado:
- Gracias sean dadas al Altísimo. Al fin hallamos otro cocinero que hace el potaje tan bien o mejor que el antiguo. Está muy rico y sabroso, que venga aquí el cocinero, quiero darle merecidas alabanzas.
El cocinero acudió contentísimo. El arzobispo le recibió con grande afabilidad y llaneza y puso su talento por las nubes.
Animado entonces el artista, que era además sujeto muy sincero, franco y escrupuloso, quiso hacer gala de su sinceridad y de su lealtad y probar que sus prendas morales corrían parejas con su saber y aún se adelantaban a su habilidad culinaria.
El cocinero, pues, dijo al arzobispo:
- Excelentísimo señor: a pesar del profundísimo respeto que vuecencia me inspira, me atrevo a decirle, porque lo creo de mi deber, que el antiguo cocinero le estaba engañando y que no es justo que incurra yo en la misma falta. Es una falsificación. En ese potaje hay albondiguillas menudas hechas de jamón y pechuga de pollo, y hay riñoncitos de aves y trozos de criadillas de carnero. Ya ve vuestra vuecencia que le engañaban.
El arzobispo miró entonces de hito en hito al cocinero, con sonrisa entre enojosa y burlona y le dijo:
- ¡Pues engáñame tú también, majadero!..

La Alboronia

 La Alboronía es uno de los platos mas deliciosos que nos ha dejado el legado Andalusí; la palabra alboronía viene del vocablo árabe al-baraniyya que significa cierto manjar, y efectivamente es un autentico manjar este guisado de berenjenas como también se le suele llamar.
Existe una leyenda que nos cuenta que la palabra alboronía proviene del nombre de la princesa Al-Buran ya que este plato se preparó por primera vez el día de su boda.
Independiente del dudoso origen del nombre del plato, lo que si se sabe es que los ingredientes que formaban parte de este original guiso, en aquellos tiempos, eran berenjenas, ajo, cebolla, calabaza y frutos secos triturados, como almendras, nueces o avellanas.
Berenjenas
Ingredientes Alboronía
Con el descubrimiento de América se conocieron nuevos productos como el tomate y el pimiento, y de este el pimentón, elementos que pronto se convirtieron en ingredientes habituales de la alboronía aunque todavía, en muchos sitios de Andalucía, se sigue elaborando según la antigua fórmula.
La alboronía se convirtió en un plato muy apreciado en toda Andalucía y, al igual que ocurría en la época mozárabe, era usual degustarla en bodas y grandes celebraciones, tal era la categoría que se otorgaba a este plato. De Andalucía pasó a otras tierras españolas que con el tiempo la denominaron pisto. Son muchos los que como Nestor Luján aseguran que la alboronía es la madre de todos los pistos, no solo del manchego (el mas conocido y emblemático), sino también de los demás como el madrileño, el bilbaíno, el tumbet mallorquín o el catalán que ellos llaman xanfaina.
Al igual que la alboronía adoptó productos provenientes de América, ésta aceptó este guisado de berenjenas, que les llegó con los primeros descubridores, y le agregó algunos de los productos típicos de la tierra. Es muy conocida la Boronía ( o alboronía) que se prepara en Colombia que además de las berenjenas, la cebolla y el ajo, lleva plátanos maduros y otros aditamentos, en función de la zona donde se elabore, como queso fresco o jitomate.
Vemos pues que la alboronía, en unos casos a cambiado de nombre (pisto, boronía...) y en otros ha modificado sus ingredientes, pero siempre con un principio común a base de berenjenas. Un caso curioso dentro de estos cambios que estamos comentando, es el ocurrido en algunos pueblos de la provincia de Sevilla como Carmona en el cual se le llama boronía como en América y se le agrega garbanzos fritos a modo de coscorrones.
La alboronía es de por si un plato completo y delicioso que se puede tomar como primer plato, pero es también un acompañante ideal para pescados a la plancha o hervidos.
Para terminar, he aquí una receta de alboronía tal y como la hacemos en casa:
Ingredientes para 4 personas
  • 4 berenjenas
  • 1/2 Kg de calabaza
  • 1 calabacin pequeño
  • 1/2 Kg de tomates
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharada de vinagre
  • Aceite de oliva, sal y pimienta.
Modo de hacerlo
Pelar las berenjenas y la calabaza, trocearlas y poner a hervir durante 10 o 15 minutos para que se ablanden uin poco y reservar.
Trocear el calabacin (sin pelar), pelar y picar la cebolla, pelar y filetear los ajos. Poner todo  en una cazuela y sofreir. Cuando la cebolla esté dorada, apartar la cazuela del fuego, añadir el pimentón, el vinagre y la pimienta y mezclar todo. Volver al fuego, añadir el tomate previamente pelado despepitado y troceado y dejar reogar unos 5 minutos.
Añadir la berenjena y la calabaza, añadir la sal. Tapar la cazuela y, afuego lento, dejar cocer hasta que todo este a punto de cochura. Antes de retirar probar el punto de sal.

martes, 15 de febrero de 2011

Sopa castellana






Tiempo total de preparación 30 m.
Coste Medio
Dificultad Baja
Método Convencional

para 4 personas
Caldo de carne  1 litro
Cucharadas de aceite de oliva   5
Jamón serrano en dados  100 g
Pan casero en rebanadas   100 g
Cucharada de pimentón  1
Huevos   4
Dientes de ajo   2
Caliente el aceite en una cazuela algo grande y deje dorar los dientes de ajo. Cuando estén bien
dorados, retírelos y agregue al recipiente el jamón y las rebanadas de pan. Deje dorar unos minutos,
dando la vuelta a los ingredientes y agregando el pimentón.
Vierta el caldo y espere a que alcance la ebullición. Baje el fuego al mínimo, casque los huevos, uno
por uno, en un plato, y viértalos en el caldo tan pronto se produzca una débil ebullición. Deje cocer los
huevos en el caldo unos tres minutos. Espere a que las claras cuajen envolviendo ligeramente la
yema.
Sirva la sopa en platos hondos, repartiendo el pan y colocando encima de cada porción un huevo
escalfado.

Lentejas con jamón


Tiempo total de preparación 40 m.
Coste Bajo
Dificultad Baja
Método Microondas

para 4 personas
Lentejas  250 g
Hueso de jamón  1
Agua   1 ½ litro
Cucharadas de aceite de oliva    3
Cebolla mediana muy picada    1
Zanahoria en rodajas    1
Tomate maduro picado   1
Pimiento rojo picado   ½
Jamón picado  100 g
Patata partida por la mitad   1
Cucharada de harina    1
Dientes de ajo picados   2
Hoja de laurel    1
Pimentón

Dejar las lentejas en remojo durante la noche anterior. Poner el aceite en una fuente y agregar la
cebolla, la zanahoria, el ajo, el tomate y el pimiento. Cocinar de 3 a 4 minutos y remover. Incorporar la
harina y el pimentón, remover bien y reservar.
Poner el agua en una fuente honda con tapa y añadir el hueso, el laurel, la patata, las lentejas y el
jamón picado. Mezclar y poner a cocer 20 minutos. Remover, agregar el sofrito y volver a cocinar 10
minutos más. Dejar reposar unos minutos antes de servir y retirar el laurel.
Método tradicional: 2h 45 minutos.
Poner en una cazuela al fuego con agua, las lentejas remojadas, el laurel, el hueso y el jamón picado y
dejar cocer durante 1 ½ hora. Poner en una sartén a fuego suave el aceite. Agregar la cebolla, la
zanahoria, el ajo, el pimiento y el tomate. Sofreír y agregar la harina y el pimentón; remover y añadir a
las lentejas. Hervir unos minutos.
Nota: puede utilizarse la olla a presión; según la dureza de las lentejas, el tiempo de cocción será de
20-25 minutos.

Judías de La Granja con panceta


Tiempo total de preparación 3 h. 15 m.
Coste Bajo
Dificultad Baja
Método Convencional

para 4 personas
Judías de La Granja   400 g
Clavos    6
Cebolla mediana   1
Panceta fresca en un solo trozo  150 g
Cucharadas de aceite de oliva   4
Sal


Ponga las judías en agua templada y déjelas en remojo 12 h. Pele la cebolla y pínchela con los clavos.
Ponga en un puchero las judías, cúbralas apenas con agua, añada el aceite, la cebolla, la panceta y
deje que cueza, muy lentamente, con el recipiente tapado, unas tres horas. Si fuera necesario, añada
poco a poco más agua hirviendo y no sale las judías hasta el final de la cocción.
Retire la cebolla y sirva las judías muy calientes.

Budín de plátanos


Tiempo total de preparación 15 m.
Coste Bajo
Dificultad Baja
Método Microondas

para 6 personas
Plátanos   6
Huevos   6
Miga de pan de molde   500 g
Azúcar moreno  250 g
Vasito de ron blanco  1
Vasito de leche   1
Nuez moscada
Canela en polvo
Jalea de grosella

Poner el pan de molde en un cuenco de vidrio. Agregarle la leche y el ron y dejar en remojo hasta que
se ablande el pan.
Pelar los plátanos y machacarlos en un plato con ayuda de un tenedor. Incorporarlos al cuenco, al
tiempo que se añaden también los huevos, el azúcar y una pizca de nuez moscada y de canela.
Mezclar todos estos ingredientes con batidora eléctrica hasta obtener una preparación muy
homogénea.
Engrasar un molde de vidrio con mantequilla y verter en él la preparación anterior. Llevar el molde al
microondas, conectar la máxima potencia y cocer por espacio de 7-8 minutos. Dejar reposar dentro del
microondas durante 5 minutos.
Extraer, dejar entibiar, desmoldar y cubrir con la jalea de grosella.
Método tradicional: 60 minutos
Preparar la mezcla del budín como se indica en el procedimiento para microondas. Cuajar al horno
convencional, a temperatura media-alta y al baño María, por espacio de unos 40 minutos.

Rosada a la sidra


Tiempo total de preparación 14 m.
Coste Bajo
Dificultad Baja
Método Microondas

para 4 personas
Rodajas grandes de rosada    4
Cebolla picada    1
Copa de sidra    1
Cucharada de harina    1
Cucharadas de salsa de aceite    4
Diente de ajo machacado   1
Perejil picado
Sal
Unas gotas de salsa de soja

Engrasar el pescado y reservarlo. Cocinar 4 minutos el aceite, la cebolla y el ajo al máximo del
microondas. Agregar la harina, remover y añadir la sidra y la soja. Cocinar 3 minutos, removiendo cada
30 segundos. Cocinar 5 minutos el pescado, cubierto. Agregar la salsa, sazonar y espolvorear con
perejil. Cocinar 2 minutos y servir con patatitas al vapor .

video

Método tradicional: 30 minutos
Preparar el sofrito en sartén. Colocar la rosada en cazuela de barro, cubrir y cocer al fuego o al horno.

Peras moradas a la sidra


Tiempo total de preparación 20 m.
Coste Medio
Dificultad Baja
Método Microondas

para 4 personas
Peras no muy maduras    4
Vasos de sidra seca    2
Azúcar   100 g
Moras   50 g
Corteza de naranja    1
Vasito de jerez dulce    1
Limón en zumo   1

Pelar las peras, cuidando de dejarlas enteras y de conservar intacto el tallo. Rociarlas con el zumo de
limón para que no se ennegrezcan y colocarlas en una fuente donde se sostengan derechas.
Cortar la corteza de naranja en tiritas finas y añadirlas a las peras.
Verter la sidra por encima, agregar el azúcar y las moras, así como el jerez dulce. Tapar con plástico
adherente al que se le practicarán unas perforaciones y llevar la fuente al microondas. Conectar la
máxima potencia y cocinar durante 10 minutos. Remover el líquido de cocción una vez durante este
tiempo y otra vez al final.
En función de la dureza de las peras, puede o no resultar conveniente prolongar 2 minutos la cocción.
Servir caliente o refrigerado.
Método tradicional: 35-40 minutos
Proceder como se indica, pero cociendo las peras con todos los ingredientes en una cazuela a fuego
suave hasta que estén tiernas. Refrigerar y servir inmediatamente.

Mandarinas al azahar


Tiempo total de preparación 15 m.
Coste Bajo
Dificultad Baja
Método Microondas

para 4 personas
Mandarinas pequeñas   12
Taza de agua    1
Copa de coñac   1
Cucharadas de azúcar moreno    3
Cucharada de agua de azahar    1

Mezclar en un cuenco de vidrio el agua y el azúcar, removiendo para disolverlo bien. Introducir el
cuenco en el microondas y conectar la máxima potencia.
Cocinar por espacio de 1 minuto. Extraer el cuenco y remover bien por si quedaran restos de azúcar
sin disolver.
Incorporar el coñac y las mandarinas limpias. Llevar de nuevo el cuenco al microondas y, siempre en la
máxima potencia, cocinar durante 6 minutos.
Extraer el cuenco y remover cuidadosamente su contenido con una cuchara de madera. Agregar el
agua de azahar y dejar enfriar antes de servir.
Método tradicional: 35 minutos
Confeccionar, en un cazo al fuego, un almíbar ligero con el agua y el azúcar moreno. Poner a cocer las
mandarinas con el almíbar y el coñac en un recipiente donde quepan sin amontonarse. Tapar el
recipiente y cocer fuego lento por espacio de 15-20 minutos. Añadir el agua de azahar, ya fuera del
fuego, y dejar enfriar para servir.

Caldo gallego


Tiempo total de preparación 1 h. 50 m.
Coste Medio
Dificultad Baja
Método Convencional

para 6 personas
Repollo pequeño de 300 g   1
Patatas   1 kg
Judías blancas   200 g
Panceta en un solo trozo   150 g
Agua   3 litros
Sal


Ponga las judías en un recipiente, cúbralas con agua templada y déjelas en remojo durante 12 horas.
Escúrralas y páselas a una olla con tres litros de agua y el trozo de panceta. Póngalo al fuego, deje
que hierva, retire la espuma de la superficie y continúe cociendo, a fuego lento, durante 1 hora.
Mientras tanto, pele las patatas y córtelas en cubitos de unos dos centímetros de lado; lave y corte el
repollo en tiras y, una vez transcurrido el tiempo de cocción de las judías, añada estos dos ingredientes
al puchero. Deje que cueza 30 minutos o hasta que las patatas estén cocidas pero no deshechas.
Retire el trozo de panceta, córtelo, sale si fuera necesario y sirva muy caliente en cuencos individuales,
añadiendo a cada uno un trozo de panceta.

Contactos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Google+ Followers

Buscador de Recetas