sábado, 29 de noviembre de 2014


Bombones: Pasion Por el Chocolate








Apenas quedan unos días para la Navidad y en estos días las comidas se convierten en el centro de reunión de familias, amigos, compañeros de trabajo. Comidas en las que tienen un papel especial los dulces de todo tipo. Entre ellos los bombones. No son típicos de estas fechas pero tienen su lugar reservado en toda comida que se precie. He estado pensando cual es el secreto de su éxito y creo que hay dos: es un bocado pequeño, se come casi sin pensar y llevan chocolate, algo irresistible para la mayoría.


Ingredientes: (para unos 24 bombones)

- 200 gr. de chocolate negro
– 200 gr. de galletas tipo digestive
– 100 gr. de dulce de leche
– 50 gr. de almendras crudas
– 20 gr. de cacao



Elaboración:

1. Trituramos las galletas. Después de probar varios métodos, mi preferido es poner las galletas en una bolsa de plástico (por ejemplo, de las que se usan para congelación), cerrarla y triturarlas con la ayuda de un rodillo. De estas manera, conseguimos que queden totalmente trituradas todas las galletas. Con la picadora, el resultado es desigual, por un lado tienes polvo de galleta y también trozos muy grandes.
  

2. Trituramos las almendras. Para esto si que vamos a necesitar la picadora. Podemos dejar la textura que nos apetezca: tipo harina o pequeños trozos que nos encantará encontrar en el bombón. También podemos aumentar la cantidad de almendras así no escucharéis comentarios como “almendra lleva poca, no?” aunque sean seguidos de “están muy buenos”.

3. En un bol, mezclamos las galletas, las almendras y el cacao.

4. A continuación, vamos añadiendo el dulce de leche, poco a poco, para que se pueda ir incorporando mejor, hasta que quede una mezcla perfectamente homogénea. La cantidad de dulce de leche también es al gusto. En mi caso, he puesto sólo la justa para que se ligasen los ingredientes secos. Con una mayor cantidad, podemos conseguir un relleno más jugoso, con el riesgo de que empalague más.

5. Una vez preparada la mezcla, la tapamos bien con papel film y la reservamos durante una hora en el frigorífico para poder trabajar mejor con ella.

6. Con un poco de aceite de girasol nos engrasamos ligeramente las manos y comenzamos a formar bolitas con nuestra masa. Dales el tamaño que te parezca adecuado pero, debes tener en cuenta que al pasarlas por el chocolate terminarán siendo un poco mayores. Son bocados pequeños, no lo olvides!

7. En un bol colocamos el chocolate para derretirlo. Aunque no he trabajado mucho con chocolate, en repetidas ocasiones, he leído acerca del proceso de templado para que éste conserve el brillo en su nueva forma. De manera, más o menos, rudimentaria, he seguido el proceso para el templado. He puesto a derretir dos tercios de chocolate al baño María, cuando está derretido, lo he retirado del fuego, he añadido el tercio restante y mezclado. Esto hace bajar la temperatura rápidamente. Cuando el chocolate está perfectamente fundido, vuelvo a ponerlo al baño María para que pueda trabajarse bien con él.

8. Cubrimos con el chocolate nuestras bolitas, con la ayuda de dos tenedores. Las escurrimos un poco y las vamos colocando en una bandeja para que se enfríen. Pasadas unas dos horas, están listos para consumir.

Para conservarlos, podemos guardarlos en una caja hermética.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda de Recetas

Recetas más vistas

Merluza a la Pimienta Rosa

Riquísimo plato de Merluza el que les propongo hoy, ideal y sorprendente Receta de Pescado , en el que jugamos con un toque especial de l...

Mejores Postres